Acaba un buen año. ¡2018 debe ser mejor aún!

Último día del año 2017. Toca hacer balance de todo lo que nos ha deparado, y por supuesto, de mirar a 2018.

Con el inicio de 2017 el equipo femenino asentó un grupo y un juego que dio frutos a final de temporada, donde, a pesar de quedar terceras y empatadas a puntos en la clasificación con las segundas, fue el equipo que más crecimiento tuvo, perdiendo tan sólo un partido, precisamente ante el equipo que ganó la Liga. A comienzos de septiembre, Roberto y Andreu se incorporaban como entrenadores, y pese a que el grupo perdía efectivos que estaban desde la formación del club (erasmus, trabajo,lesiones…)  ha sabido reinventarse, con nuevas jugadoras incorporadas que darán muchas alegrías al club. Además, como otro logro, remarcar que varias de ellas han sido convocadas con la selección aragonesa, y han ganado dos partidos oficiales frente a Asturias y MadridSub23.

También en septiembre, el Íbero iba por primera vez a colegios, y conseguía formar un incipiente grupo de Sub16. Es una tarea que el club se marcó como objetivo principal, y que en 2018, debe seguir poniendo mucho empeño para asentar una escuela. Por fin, en la última jornada de 2017, los línces del Íbero, jugaron su primer partido y salieron con ganas de más. A corto plazo, debemos también tratar de aumentar el número de jugadores, incorporando también Sub14.

El masculino, terminó la temporada pasada como campeón del Grupo B, con ansias de querer más, en una segunda vuelta en la que sólo perdió un partido y dejando clara la mejoría respecto al primer año. A pesar de la plaga de lesiones que sufrimos a mitad de temporada, el equipo supo sufrir y sacar lo mejor de sí mismo.

No nos olvidamos tampoco del Día del Club, en un caluroso día de mayo, en el que la tocata de disfraces fue otra pieza que nos hizo avanzar, y sobre todo, divertirnos.

En verano, por primera vez, fuimos al FAT Rugby organizado por los amigos del Quebrantahuesos, y posteriormentede seven a Laredo. En el primero, se quedó subcampeón, y en el segundo se quedó campeón de consolación de Plata y disfrutamos de un gran fin de semana en ambos sitios.

Algo parecido a lo que ocurrió al femenino, es lo que le sucedió al masculino con el arranque de la temporada. Con bajas clave, pero con ánimo de ver caras nuevas que están evolucionando muy bien, además de la madurez de otros jugadores. “Gato” se incorporaba también a inicios de septiembre como entrenador del sénior, y pese a que los primeros partidos de Liga, ha habido una cierta inquietud, el equipo está cogiendo ya la rodadura necesaria (que esperemos, no se corte con el parón navideño).

A 2018 le pedimos crecer, pero no sólo en lo deportivo, también en lo humano y lo social, y especialmente hacemos un llamamiento a todos aquellos que forman parte del club, y que por diversas cuestiones, (trabajo, lesiones, etc) no pueden jugar, que por favor, no se desvinculen del Íbero, que es y siempre será su segunda casa. No todo es jugar, quedan muchas cosas por hacer que requieren de esfuerzo y que cuantas más personas estemos, más llevadero será el camino y más frutos se recogerán. Y también nos esperan diversiones vinculadas al Rugby como por ejemplo, ir a ver un partido de los Leones en Madrid, las finales europeas en Bilbao (ya tenemos entrada), así como algún partido del Top14 a la hermanada ciudad de Pau, y por qué no, incluso hasta algún partido del 6 Naciones.

Así pues, esperamos un 2018 con muchas ganas, ilusión y con un enorme deseo de que tanto en los momentos buenos como en los momentos malos, sigamos estando unidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *