Crónica Ejea R.C. – Íbero C.R.

Caía ya la noche en Ejea, cuando empezaba el partido. El Íbero sacaba y Ejea ganaba la posesión. Bastante más ordenados en defensa, que en anteriores partidos, el Íbero placaba, no obstante, Ejea ganaba metros. Aunque  sí que se robaba el oval en las primeras fases del encuentro, no se conseguía hacer daño en el rival.

El primer ensayo del Ejea caía, en el primer cuarto de hora, no sin esfuerzo, y eso es algo positivo para nosotros. Habíamos salido más enchufados y sorbe todo con mejor recolocación defensiva. Sin embargo, sus kilos nos pesaban, en las acometidas, con unos hands off un tanto cuestionables, y en especial, en las melees.

Dos ensayos más, en 20 minutos, y unas cuantas melees más, sin que saliera el balón claro, hacían que el juego se enmarañase. Ya con el tiempo cumplido, Ejea lograba el ensayo que le otorgaba el bonus ofensivo.

En la segunda parte, el Ejea no la abría con tanto acierto, y poco a poco, el Íbero frenaba sus acometidas que acababan en avant. Cosa que no daba frutos porque volvíamos a perder el balón en las melees y en las touch. Una expulsión temporal de un delantero del Ejea, conseguía oxigenarnos un poco, y pese a que no eran balones claros los que salían desde la melee, sí que al menos, conservábamos la posesión. Cosa que nos hacia ganar metros en según que jugadas, mas en una que Ejea sí que consiguió abrir bien el balón, posaba éste pegado al banderín, en el minuto 70 ya.

Sacábamos y una mala recepción hacía que ganáramos la posesión. Con ello, avanzábamos metros, pero un avant, a medio metro de su línea de ensayo, tras un pick and go, nos privaba de un ensayo que hubiera sido merecido por nuestro sacrificio en defensa. A la postre, Ejea conseguía otro ensayo, también con el tiempo cumplido.

Puntos negativos, las fases estáticas, y la falta de picardías, debido a ser un equipo joven.

Puntos positivos: se mejoró en recolocación defensiva, hubo un actitud muy buena en defensa, y hay progresos individuales junto con progresos colectivos. Se va por el camino correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *