Un mes de entrenamientos

Llevamos ya 4 semanas de entrenamientos. Desde hace dos semanas, con la desaparición de las limitaciones al contacto en los entrenamientos, la situación se parece más a lo que viene siendo un entreno en plenas condiciones.

El equipo femenino está muy renovado y ha habido partida de unas cuantas jugadoras que se han ido, bien a estudiar erasmus, bien a proseguir sus estudios a otras partes de España. No es fácil la tarea que tienen Roberto como entrenador, ayudado por Alodia para, de nuevo, reconstruir un equipo. No obstante, no es la primera vez que esto ocurre y es seguro que el buen trabajo está asegurado con ellos.

Se sigue contando con alrededor de 30 jugadoras, si bien, menos que al comienzo del año pasado, un buen número, dadas las circunstancias.

El masculino, sigue creciendo en gente. La asistencia a los entrenamientos ronda los 40, de un grupo a priori más numeroso, que aun tiene que incorporar a más jugadores. De nuevo, con vistas a que al final habrá competición, se presentarán dos equipos, como viene siendo habitual desde los dos años anteriores.

Bien es cierto, que también ha habido un cambio. Frente al punto fuerte del año pasado con una tres cuartos especialmente rápida, tanto de manos como de pies, el de esta campaña parece que será protagonista una delantera que cuenta con fondo de armario, kilos, y gente experimentada. No obstante, la línea sigue teniendo jugadores con mucho desparpajo y ha habido incorporaciones interesantes. Únicamente hay que reestructurarla, pero tiene pintas de que bien ensamblada, seguirá siendo clave para el esquema de juego abierto que quiere implantarse.

Lamentar únicamente las dos primeras lesiones del grupo, con Chencho y Diego Bazo como protagonistas, deseando que estén recuperados lo antes posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.