Crónica del fin de semana

Tanto Linces como Ibero, con alineaciones ajustadas, mostraron orgullo y sacrificio, pero no bastó para conseguir la victoria.

LINCES XV 29 – 34 EJEA/GIGANTES DE NAVARRA

En el caso de Linces, el partido fue un toma y daca, en el que cada ensayo por parte de Gigantes/Ejea era contestado por uno nuestro, llegando al descanso con una ventaja de 2 puntos, (19-17) gracias a los ensayos de Charly, Marquina (que se estrenó ensayando) y Miguel Molina «Tarzán», con dos transformaciones de Compadre.

Sin embargo, el rival, se plantó en nuestro campo y consiguió dos ensayos (uno de ello con transformación), para poner un 19-27, y querer sentenciar el partido. No fue así, ya que saliendo de la 22, dos golpes de castigo eran jugados a la mano y se aprovechaba para sumar 3 puntos con un golpe centrado, y estar a distancia de ensayo transformado, asegurando al menos el bonus defensivo.

En una nueva jugada también con buena continuidad, Linces cogía descolocada a la defensa visitante, y Luismi anotaría bajo palos. La transformación no era fallada y el encuentro se empataba a 7 minutos del final.

Desgraciadamente, los nuestros no pudieron evitar las acometidas del adversario, y a tan sólo dos minutos para el final, el combinado de Ejea/Gigantes de Navarra, conseguía un ensayo que le daría la victoria.

Los nuestros sumaron bonus ofensivo y defensivo, pero la sensación es que se pudo ganar el partido y por falta de tensión en momentos puntuales, los errores condenaron.

La semana que viene espera una Soria muy anclada en su melé, rival tampoco nada fácil en su campo.

ÍBERO 5 – 19 USJ FÉNIX

Partido durísimo el que les tocó jugar a los nuestros. Con tan sólo un cambio, que prácticamente no existió, puesto que antes de los 5 minutos, Lalo era sustituido por lesión muscular, y había que mover a Mocho, de su habitual puesto de flanker, al puesto de segundo centro, para que Munu se moviera al ala.

80 minutos en los cuales, apenas se tuvo la posesión, y hubo de defender agónicamente, resistiendo en cada entrada del Fénix, quien insistía con su delantera, pero retrocedía sus balones abiertos. Al término de la primera parte, un 5 – 14, dejaba claro lo apretado del resultado. En la segunda parte, el Fénix ensayaría de nuevo a 15 minutos del final, para dejar el definitivo 5 – 19.

De nuevo, un partido con mucha más intensidad que el habituado a ver en nuestra Liga, con un contrincante superior, pero alcanzable en un partido en el que pueda haber condiciones de igualdad, y donde los jugadores que salieron al campo demostraron tener los valores de sacrificio que se inspiran en el club.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.