Crónica. Derrota amarga en el velódromo

Fuente: Ejea Rugby Club

Como todos los años, el Gigantes de Navarra (junto con Ejea este año) nos da una valiosa lección de humildad. Lección, que volvemos a suspender.

Un 24-10 al descanso, resultado nada holgado realmente, hacía que los nuestros se creyesen vencedores en la mitad del partido. No fue así, y el resultado acabó siendo remontado por el combinado navarro-aragonés, que firmó un 24-27 a base de seguir peleando.

Cuando los nuestros se quisieron dar cuenta, quedaban 10 minutos, y el acecho a la 22 no dio frutos (pese a un ensayo no visto por el árbitro, que no debe ocultar, que el partido de ayer lo perdimos nosotros).

Errores no forzados a la mano, precipitaciones irracionales en la toma de decisiones y sobre todo, una falta de intensidad defensiva en el placaje, fueron las claves de la derrota.

Partido para olvidar, de lejos el peor de la temporada. Felicidades a Ejea-Gigantes de Navarra por su pelea, su arrojo y su pundonor, merecido premio sin duda.

Queda un último partido en la liga regular, que seguramente decidirá el puesto entre 2º y 3º de la clasificación, y por ende, no alterará los cruces de las semifinales. Sin embargo, no será partido para tomarse a broma, dada la entidad del rival, y quizá también porque puede otorgar moral y confianza al vencedor de cara a las semifinales, pero también puede hacer caer en la relajación (como hemos visto) si no se tiene en cuenta que queda mucho camino aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.