Crónica del fin de semana

Amargo fin de semana para el club (y para el rugby español). Lo mejor: los sub16, aunque pocos, jugaron de nuevo.

SUB16

Comenzábamos la jornada del sábado con varias ausencias, a la que se sumó la de Adri en el último momento. Debido al número de bajas y con la ayuda del universitario y del fénix, en mayor medida del primero, pudimos formar un combinado de 15 jugadores que combatieron sin descanso ante la falta de suplentes durante tres partes de veinte minutos, las acometidas de los chicos del fénix, los cuales ganaban en juego y físico a los nuestros. Luzia, José e Iván, fueron los linces que jugaron el partido. José e Iván jugaron en la primera línea, y Luzia lo hizo de medio melé. Era la primera vez que jugaban a 15 y en campo completo, por lo que físicamente se les vio muy cansados, lo que supuso un lastre para su juego. Iván pudo debutar como Íbero al fin, Luzia movió bien la pelota, y José pudo estrenarse posando en la zona de ensayo. A pesar de ello, debemos seguir entrenando los puntos básicos del juego, porque hubo fallos de base que debemos minimizar. Agradecer al fénix la cesión de tres de sus jugadores, y sobretodo a Bruce y sus chicos del universitario por hacer posible que nuestros linces puedan ganar experiencia poco a poco, y hacer que se sientan como uno más dentro del equipo, ayudando dentro y fuera del campo.

 

FEMENINO

Llegaba nuestro senior femenino al derbi del velódromo con ganas de llevarse el partido, sabiendo que la segunda plaza de la clasificación aún era alcanzable.

Las condiciones no eran las más óptimas, el terreno de juego tras las lluvias de la semana parecía más un cenagal que un campo de rugby. Con todo esto las blanquirojas recibían el balón y tras unos primeros minutos con un Fenix asediando nuestra veintidós, el Ibero se volcó en ataque y no abandonó el campo rival hasta que en la última jugada, Andreína conseguía posar el balón. El segundo tiempo, se complicó nada más empezar, el Fenix quiso demostrar su gran estado de forma y no facilitaba las salidas de balón en los rucks de las nuestras. Así tras una serie de fases el Fenix conseguía igualar el encuentro dejando un marcador de 5-5. Para complicarse más las cosas, en una salida rápida de balón de un golpe, una de nuestras jugadoras palco antes de los diez metros. Hecho que la mando al sin bin y dando por terminada la segunda parte.

En la última y definitiva parte del encuentro, el Ibero dejó ver nuevamente que debido a la plantilla tan corta que se dispone, las jugadoras sufren más de la cuenta. De esta forma el Fenix no abandonó la zona de marca ibera en todo el periodos hasta que en la última jugada logró el tan preciado ensayo que dejaba el marcador el 12-7 para la azulonas. Dar la enhorabuena al Fenix por la victoria y su gran mejoría y para las nuestras recordar que a veces para subir más alto es necesario caer.

 

MASCULINO

El sénior tuvo una derrota moral importante. A pesar de salir muy enchufados en defensa y con una subida defensiva, y una buena intensidad conseguía ganar metros al rival sin el balón en las manos, conseguía avanzar metros, no obstante un golpe de castigo les ponía de vuelta en cmampo contrario, algo que el Fénix, con una delantera más grande, supo aprovechar para montar un maul que entraría de lleno.

No obstante, a partir de aquí, vinieron los mejores minutos del Íbero, en campo contrario y con mucha posesión, el Fénix se empezaba a desesperar y a cometer golpes de castigo. Uno, bien centrado, por el placaje alto de uno de sus pilares más duros, que era envíado al sin bin, se optaba por jugarlo a la mano, perdiendo así la posesión (seguimos sin jugar a esto de manera seria). Pero poco más tarde, de nuevo en la misma posición, no se dudaba, y se alcanzaban 3 puntos. Al saque, se volvía a campo contrario y tras buenas fases, un contraataque acababa con Mangueras posando bajo palos con posterior transformación. A falta de 5 minutos para el descanso, se empezaba que las fuerzas empezaban a flojear, las embestidas del Fénix ya no eran paradas con una defensa ordenada y empezábamos a ceder metros, por lo que el Fénix conseguiría anotar otro ensayo y transformarlo. Marcador de 12-10 al descanso.

La segunda parte, diez minutos de acoso en nuestro campo. El Fénix, con un físico superior, logró imponerse en fases estáticas y nuestra defensa, cansada, no podía hacer mucho más en el juego abierto. Poco a poco fueron cayendo ensayos y nuestra mente estaba más fuera del partido que dentro. Se terminó con un 37-10 amargo y con vistas a que no nos podremos meter en los play offs de arriba.

Gracias al Fénix por su Tercer tiempo y por toda la jornada en general, desde los más pequeños (con los que nos ayudan a crecer, y también gracias desde aquí de nuevo, al Universitario) hasta el sénior masculino, pasando por el femenino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *