post

Crónica del fin de semana

Cara y cruz para nuestros equipos en el derby del velódromo. El femenino ganó 24-22, mientras que el masculino perdió 28-32.

FEMENINO

Nuestras chicas se volvieron a imponer a sus vecinas, si bien, esta vez de manera mucho más ajustada que en ocasiones anteriores, ya que la profundidad de banquillo del adversario, se hizo notar de cara a la recta final del partido. Y es que no es para menos, pero es muy difícil competir (y ganar) cuando el equipo al que te enfrentas te dobla en número. En ocasiones, hay cierta incomprensión por parte del contrario, que está deseoso de jugar a un rugby más avanzado y con más jugadoras, más parecido al XV, ¿pero es que acaso se piensan que nuestro club no quiere lo mismo?, ¿es que acaso no somos de los clubes que más intentamos la promoción y que menos medios humanos, económicos y deportivos tenemos? Y aún así, por parte de los que dirigimos este club, ponemos empeño en que así sea. Lo que no se puede pretender es exigirle a un puñado de veinteañeros que monte un club con una estructura de División de Honor. Un poco más de paciencia por favor. Roma no se hizo en un día.

Volviendo al partido, el encuentro empezó bien para nuestras chicas, que dominaron el marcador en las dos primeras partes. Dos ensayos de Clara y dos de Marta, con una transformación de esta última y otra de Tere “Rizos” frente a uno del Fénix en las dos primeras partes. Sin embargo, y sin quitar mérito al rival, que desde luego está creciendo en juego, el pulmón no perdona, y la última parte asediaron el marcador que a punto estuvieron de empatar. Afortunadamente para nuestras iberas del “Equipín”, no fue así, y terminó el partido con un resultado favorable de 24-22. No obstante, sigue quedando mucho trabajo, y hay que seguir mejorando.

MASCULINO

Una tarde especial, una tarde de derby, que hacía que los nuestros salieran algo nerviosos. Pese a 5 primeros minutos de territorio y de posesión, no se veían las cosas claras. Rifadas de balón, delanteros solos sin apoyos, y una falta de engranaje que se percibía. Extraño tras una semana de muy buenos entrenos, pero los partidos, son diferentes.

Y pese a ello, el Íbero se adelantaba en el marcador, con una acción de perro viejo por parte de Carlos Esteban, que debutaba ayer con la zamarra rojiblanca, y que brindaría a Pampa un balón, que remataba éste con una gran carrera y posaba fácil. 7-0.

A partir de ahí, un fallo por jugar a la mano en nuestra 22 hacía que el Fénix nos empatara tras unas fases en delantera, y con la posterior expulsión temporal de Carlos, otro ensayo caería más del lado azul, no sin antes anotar un golpe de castigo. Faltaba subida defensiva, y un apoyo constante en los pocos balones que tuvimos, como muestra la gran cantidad de golpes por retención de balón que cometimos. Además, un mazazo psicológico que caló hondo, al lesionarse el capitán Pablo Calahorra a los 15 minutos del encuentro. Ya con el tiempo cumplido, el Fénix volvía a ensayarnos para dejar el marcador 7-24 al descanso.

En el descanso se habló, faltaba intensidad defensiva, no tanto por falta de placaje, sino por falta de subida. El equipo demostró que lo sabía hacer pues aguantó los diez primeros minutos de la segunda parte en la 22 propia sin recibir puntos. Conseguimos salir y en cuanto supimos manejar las posesiones, dos ensayos fueron anotados con posterior transformación por parte de Mariano y Lalo. El Fénix volvía a nuestro campo y anotaba otro golpe de castigo pero el equipo rojiblanco supo volver a su tónica creando peligro con rapidez en el juego abierto y de nuevo, otra ruptura defensiva terminaba en ensayo bajo palos por parte de Munu. Lacambra no fallaría la transformación y dejaba el marcador en 28-27 para los nuestros a 8 minutos del final. De nuevo en campo contrario, obtuvimos un golpe a favor, que no supimos manejar. En estas situaciones, prima posesión, esconder el melón y que vaya pasando el tiempo. El Fénix, en una última jugada, aprovechó un despiste defensivo y con una patada que botó adecuadamente, surcando la línea de banda hasta la zona de ensayo, para que el ala del equipo azul posara con el tiempo cumplido. Marcador final: 28-32.

Muchas gracias a la afición que acudió al velódromo, cada día sois más!!!!

Notas negativas: primera parte de no saber qué hacer, con imprecisiones, precipitaciones, falta de cierta actitud en los apoyos ofensivos, especialmente en los puntos de encuentro y falta de subida defensiva. Seguimos teniendo esa barrera psicológica de ganar a un “grande”.

Notas positivas: Con un marcador adverso no se tiró la toalla, y se remontó, demostrando que con el balón somos un equipo peligroso. En la segunda parte se defendió con bravura en la 22 propia. El año pasado el marcador reflejó un 18-32. Mismos puntos del contrario, pero nosotros hemos conseguido 10 más.

Pd: Pablo tendrá mínimo dos semanas de baja si todo va bien. Esperemos que así sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *