Crónica del fin de semana. Importante victoria para el masculino

Con el resultado de 36-26, pero sobre todo, con un buen afianzamiento de juego, el Íbero se impuso el pasado sábado al Gigantes de Navarra, en un partido emocionante hasta el final y con el que se pudo disfrutar de brillantes acciones de juego.

Antes del pitido inicial, se guardaba un respetuoso minuto de silencio en recuerdo a una familiar de uno de los integrantes del Gigantes de Navarra. Nuestro pésame desde aquí al jugador y a la familia.

El partido comenzaba con un revés, una pérdida extraña de balón cuando se estaba avanzando en un maul, nada más recepcionar el saque de centro, hacía que Gigantes se adelantará en el marcador con un ensayo bajo palos. Era el minuto 1, y se regalaban 7 puntos de manera fácil. Sin embargo, y al revés que otras veces, el equipo supo actuar con madurez. Sabía que quedaba mucho por delante, y que dicho fallo, debía ser suplido con juego colectivo y unión moral. Y así fue, ya que al final de la primera parte el resultado era favorable y se había conseguido el bonus ofensivo. 26-7 en los primeros cuarenta minutos.

En esta primera parte se pudo ver un dominio territorial y de posesión por parte del equipo rojiblanco, como consecuencia de unas buenas fases estáticas (enorme Luismi en la touch uno de los “Íbero of the match” junto con Chamarro), un orden en el juego ofensivo con notable alto, y unas buenas decisiones adoptadas por Íñigo, alternando juego a la mano con rápidos tres cuartos, y buen juego al pie.

También se producía a los 20 minutos de juego una de las cosas que menos gustan ver en un campo de rugby, la lesión de Ernesto por un golpe en la cabeza que le haría ser sustituido. Con razón la World Rugby concede cada vez más importancia a este tipo de lances de juego, ya que lo primero, es, y debe ser, la salud del jugador. Víctor, salía a suplir su baja.

En la segunda parte, pudimos ver a un Gigantes de Navarra que se vino arriba, y se plantó en campo contrario, haciendo de las embestidas cerca de los puntos de encuentro, una de sus principales bazas en ataque. Un par de ensayos cayeron de su lado por intercepciones de nuestros balones.

El Íbero volvió a aumentar ventaja con un ensayo, pero Gigantes pronto contrarrestaría con otro, obteniendo así su bonus ofensivo. Se pudo volver a aumentar ventaja nuestra a través de un golpe de castigo que se iría a la izquierda de palos, fruto del viento que ayer hacía en la capital aragonesa. Sin embargo, se consiguió un ensayo cercano a los cinco minutos del final que daba tranquilidad en las filas íberas.

Resultado del partido: 36-26. Una primera parte excepcional, con un juego colectivo notable, sin ser sobresaliente. Una segunda parte en el que un par de errores costaron 14 puntos, pero en general, con buen orden defensivo aprendido en las lecciones de los últimos entrenamientos. La falta de físico se hace notar a partir del minuto 55-60, lo que debe hacer pensar a los jugadores que se debe seguir trabajando en ello.

Mención especial a Juan, que acompañó a Ernesto en la ambulancia y se quedó con él durante toda la tarde, y a Celma, que además de jugar un gran partido,  haciendo placajes efectivos, dedicó el partido emocionado, a su abuela recientemente fallecida.

Gracias a Gigantes con quien siempre se libran partidos entretenidos y emocionantes, esperamos que disfrutaran del Tercer Tiempo, y nos vemos a la vuelta!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *