Crónica del fin de semana

No se estrenaron bien nuestros equipos en la competición liguera, aunque las chicas arrancaron un bonus defensivo y estuvieron a punto de ganar. Los chicos deben mejorar muchísimo en defensa si quieren hacer algo esta temporada.

Llegaba el equipo femenino con los objetivos claros para el primer partido de la temporada, contundencia en la defensa y apoyos claros para asegurar los balones. Delante el Quebrantahuesos, subcampeón de la temporada anterior. Así hasta bien pasado el ecuador de la primera parte las locales no pudieron abrir el marcador por partida doble. A partir de aquí las zaragozanas empezaron a encadenar fases y ganando metros gracias a los contactos y los golpes de castigo de las “quebrantas”, llegando de esta forma la marca visitante en forma de ensayo de castigo poniendo final al primer tiempo con un resultado de 10-5.
El segundo tiempo continuó con la tónica del anterior, dos equipos que no iban a dar nada por perdido. Como en la primera, parte fueron las locales las que anotaron en primer lugar poniendo el 15-5. Lejos de hundirse, el equipo blanquirojo volvió a tirar de casta y tras internarse en el campo contrario se conseguía la marca por parte de Diana con posterior transformación de Marta para llegar al final de la segunda parte con un apretado 15-12. De esta forma, comenzaba el último tiempo de diez minutos que pondría fin a tan disputado encuentro. Después varios minutos en el que ambas defensa pudieron contra sus respectivos ataques, el quebrantahuesos consiguió el cuarto ensayo consiguiendo el 20-12. Así, se llegaba a la última jugada y las del Somontano asediaban de nuevo la zona de marca Zaragozana, pero Rizos, muy lista interceptó la pelota y tras recorrerse todo el campo logró conseguir el ensayo final que supuso el 20-19 definitivo.
Tras los tres tiempos de juego, cabe destacar, el gran compromiso de todo el equipo para montar la defensa y la competitividad mostrada en todo momento.

 

El masculino, tuvo muy poco el balón, consecuencia tener en frente una de las mejores melés de la liga, (sino la más potente), que sumados a una línea que no solo no movía mejor el balón, sino que tenía una capacidad física muy superior, hicieron que el marcador rondara el 17-0 a los 20 minutos. Ernesto se retiraba con una molestia en la rodilla, que finalmente, parece que se quedará en un susto. Tan sólo 3 fases de buen juego, lograban darnos un golpe de castigo que transformaría Lacambra. No tendríamos más el balón a lo largo de la primera parte, y nuestra defensa, dejaba mucho que desear.

En la segunda parte, fruto de incorrecciones por ambos equipos, había más balones sueltos, y oportunidades meramente fugaces en campo contrario, que se apagaban con fallos por precipitación en algunos casos, y por falta de apoyos ofensivos en otros. La melé mejoró con la entrada de Tomás, un 3 que puede darnos muchas alegrías esta temporada. Pero el balón, como hemos dicho, duraba poco en manos del Íbero.

Queda mucho por trabajar, y en especial, queda recobrar esa garra que mostraba el equipo en defensa a final de la temporada pasada. Después de todo, sabíamos que siendo el primer partido,y yendo poco rodados, se iban a ver nuestras carencias a pulir. Ahora, se deberá ir para arriba, entrenando y trabajando duro.

Mención especial a Pablo Calahorra, que jugó con un dedo casi luxado durante más de 40 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *