Crónica del fin de semana

El pasado fin de semana, el femenino volvió a ganar a sus vecinas del Fénix, aunque con un resultado más abultado en puntos por parte de los dos equipos. El “Equipín” del Íbero ganó por 43-20, mientras que el masculino firmó un 30-37 resurgiendo en la segunda parte.

Nuestras chicas abrían la tarde del sábado repitiendo partido contra el equipo femenino del Fénix, con las ganas y la intención de repetir victoria respecto al fin de semana anterior, aunque algo más cortas de efectivos, pues se jugaría en modalidad de seven. Un ensayo temprano de Diana tras una gran carrera nos adelantaba en el marcador, y Tere Rizos, enmendaba el trabajo de movimiento en ataque, para posar el balón en ensayo.
Las chicas del fénix responderían con 2 ensayos más, cuando Alodia, tras una buena ruptura de línea pondría el 3 ensayos a 2 antes de terminar la primera parte. La segunda se antojaba similar a la anterior, donde Tere Rizos conseguía 3 ensayos más y nos hacía escaparnos en el marcador. En una tercera parte más floja, y tras fallos defensivos y de placaje, el Fénix nos castigaba con 2 ensayos más.
El equipo se encuentra todavía en formación, las nuevas incorporaciones se van amoldando, y se ve algún que otro destello de calidad, aunque queda mucho trabajo por delante, sobre todo en defensa.

 

El masculino, muy justo de efectivos, con tan sólo un reserva hasta las incorporaciones postexámenes, y con una alineación que introducía a jugadores en puestos claves, sin apenas experiencia en dichas tareas, salió al campo con una muy baja actitud defensiva. Tras los primeros 5 minutos de posesión, se cedía todo el terreno y también el balón al rival, quien no desaprovechaba la pericia de sus jugadores más veteranos, y conseguía endosar 5 ensayos en la primera parte.

En la segunda, el Íbero cambió la actitud, disponiendo de mucha más posesión y sin llegar a ser demasiado ordenado en defensa, se mostró más combativo en el contacto, lo que le hizo posar 6 veces el balón en zona de ensayo contraria. Mangueras, un zaguero jugando de flanker debido a la salida del campo de Nacho Gracia (4 puntos de sutura, en breves volverá con nosotros), abría el marcador en la segunda parte. Otro más de éste, dos del gigante Pablo calahorra, uno de Víctor, y otro del debutante Diego Mur, eran los encargados de rentabilizar los buenos balones desplegados por la línea (prácticamente lo poco que salvar de nuestro juego). Unos Luis Díez, y Celma, que también debutaban, junto con nuestro “irish” Jeff, hicieron también un buen papel y se van metiendo en la dinámica del grupo.

Quedan muchas cosas por mejorar, en especial la recolocación defensiva y la subida a la presión, muy olvidada el sábado, pero por supuesto, recordemos que esto no ha hecho nada más que empezar, y que siempre nos cuesta calentar motores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *