Crónica del fin de semana: Una victoria y un empate

Gran victoria la del masculino, marcando un récord para la historia íbera, al ganar 84 -12 a Ingenieros de Soria. En el minuto 1 Asio ya anotaba el primer ensayo. Poco después, fruto de una buena presión, Garci anotaba un segundo al encontrarse un pase perdido del rival. Y así, al descanso se llegaba con 29-0 a favor.

El partido ya se veía ganado, pero no se pensaba cosechar victoria tan abultada. Lo cierto es que ayer salió todo bien. El esquema de juego ya es entendido a la cuasi perfección por los jugadores, la recolocación defensiva, algo que la semana pasada no estuvo del todo fina, ayer fue de manual, y los off loads (especialmente los de Nebot, pero también con detalles de Charly, Ibáñez, o el gigante Ernesto) fueron la guinda del pastel. En defensa, actuación soberbia, de Santi, Asio, Nebot, Nacho Gracia, Garci y Barbe. Las rupturas de Pablo por el tercer carril, están empezando a ser otro sello de identidad. Es uno de esos días como entrenador, en los que uno no sabe bien destacar a alguien, puesto que todo integrante del equipo hizo las cosas bien.

Queremos animar desde aquí a Ingenieros de Soria. Están de relevo generacional, y aguantar estos resultados no son fáciles (que nos lo digan a nosotros el año pasado). No hacen mal rugby en ataque, y seguro que en la segunda vuelta dan más guerra.

Tras el partido del masculino, a nuestras chicas se les presentaba un trepidante encuentro contra las vigentes campeonas de la regional aragonesa. El partido comenzaba y pronto las sorianas aprovechaban nuestros nervios (propios de los primeros tiempos, tema que debemos ir mejorando) para ponerse delante en el marcador. No obstante, las íberas supieron sobreponerse y Clara, tras varias fases de delantera, consiguió romper la línea y posar en zona de ensayo. Alegría que no duraría mucho, pues el conjunto castellano, tras una galopada conseguía terminar la primera parte con ventaja en el marcador.
La segunda parte se convirtió en una batalla, donde ambos equipos se batían a base de ensayos, primero Violeta y después Marta conseguían posar bajo palos tras dos grandes carreras. Pero el equipo soriano no se achantó, y en forma de dos ensayos tras el buen juego de su 3/4 igualaban de nuevo el partido.
La tercera parte se antojaba interesante, con el tercer puesto de liga en juego, y ambos conjuntos salieron a por el partido. Clara conseguía posar el balón de nuevo en la banda, y el equipo de Soria respondía con otro ensayo. Tras unos minutos de tensión máxima, donde predominaba un juego trabado, con cerca de 3 melés y 1 touche en 5 minutos, Maite conseguía escaparse para plantar por último bajo palos y empatar así el partido. Un empate con sabor agridulce, que nos invita a seguir trabajando para convertirlo en victoria.
El próximo sábado y también en el velódromo, ambos equipos del club se miden al Seminario de Tarazona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *