Crónica del masculino

Jarro de agua fría para el masculino en la tarde de ayer.
En los diez minutos de la primera parte se conseguía tener dominio territorial y se forzaban golpes de castigo al contrario. Uno se decidió tirar a palos y lamentablemente se falló. Pocos minutos más tarde, una ocasión aún más ventajosa, era desaprovechada para anotar tres puntos. En vez de eso se prefería jugar a la mano, perdiendo el balón y la oportunidad de adelantarse en el marcador, y por ende, llevar el tempo del partido.
Después de eso, el Universitario ocupaba camo íbero, y durante 20 minutos sería suyo el dominio del oval. A pesar de una buena recolocación defensiva íbera,  dos golpes de castigo en medio campo, hacían que tras una buena patada incurrieran en nuestra 22. Una buena touch y formación del maul harían el resto, anotando los 10 puntos de la primera parte.
En los últimos compases de la primera parte, el Íbero volvía a la carga como al inicio del partido, teniendo golpes a favor, y un avance continuo, si bien más por bravura que por elaboración de juego. El lastre de las touches, (verdadera asignatura suspensa del equipo) y una precipitación que nos devuelve al año pasado, nos privarían de conseguir puntos tras estar en su 22.
En la segunda parte, tras la anotación de un golpe por parte del Uni y dos por parte nuestra, es decir, con 13-6 en el marcador, un nuevo ensayo de los locales hacía que el equipo comprendiera que el partido estaba en contra. El bajón psicológico se unió al físico y más ensayos eran anotados por el Universitario. Eso no quiere decir que no se visitara de nuevo la 22 contraria, pero de nuevo una precipitación excesiva y una nula idea de juego en el exterior, nos condenarían.
Lo dicho, jarro de agua fría con un resultado de 37-6 en contra. Sin embargo, de las derrotas también se aprende, y el equipo sabe que debe seguir trabajando, y sólo con constancia y esfuerzo se mejorará, pues la ilusión y el sacrificio siguen siendo valores muy presentes en el club.
Gracias al Universitario por el tercer tiempo y esperamos que Pablo Calahorra, se recupere pronto de la lesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *