Crónica Íbero C.R. – Ejea R.C.

Tan sólo el masculino jugaba esta jornada. Y lo hacía ante uno de los rivales más duros y físicos de la liga, el Ejea.

Los días previos, había llovido, y a pesar de que el sábado había salido el sol, cuando llegábamos al velódromo se vislumbraban nubes cercanas y con ganas de descargar, ¡¡y vaya que así fue!

El campo ya tenía un par de charcos grandes, y otras dos parejas de charcos más pequeños. Día “bonito” para jugar a rugby entonces. O no, según se mire.

Empezaba sacando el Íbero, y se producía la primera melee por no pasar el balón de la línea de 10 metros. Fue literalmente arrasada por nuestros hombres, aunque el Ejea pudo sacar el oval. Teniendo posesión el visitante, nos arrinconó en nuestro campo. Sin embargo, el Íbero placaba y placaba. Nos ganaban metros, pero cometían avant. Un balón embarrado completamente hacía muy difícil su circulación del balón, de modo que Asio, de 8 ayer, era el encargado de levantarlo, no obstante, salía sin apoyos, y se le entregaba la posesión al contrario, que forzaba numerosos retenidos.

Ejea, que apenas jugó al pie, sacaba rápido sus golpes, y así, llegó a marcar el primer ensayo, que transformaba.

El Íbero, como en otras ocasiones, salía más espoleado cuando le invadían su zona de ensayo, y tras el saque, se ganaba la posesión y se conseguía un golpe de castigo muy centrado, situación que se aprovecharía por los nuestros para que Barbe, con su buen pie, pusiera los 3 puntos para los rojiblancos.

Tras ello, había breves momentos de posesión, que eran jugados al pie de manera muy inteligente por David Compadre, ayer apertura, que realizó una magnifica labor, tanto en ese aspecto, como en intensidad defensiva. Y hasta ahí la primera parte.

La segunda parte, más de lo mismo. Barro, mucho barro, escasa posesión nuestra, ningún balón ganado en la touch, melees compactas pero no ganadoras, y placaje, mucho e intenso placaje, que abortaban una y otra vez las embestidas ejeanas. La poca posesión que teníamos, era para despejar el balón e intentar jugar en campo contrario, pero unos buenos receptores rivales, hacían que no fuera así. A menos de diez minutos del final, cometíamos muchos golpes de castigo por fueras de juego, y eran expulsados, primero David Compadre, y luego Asio, por reiteración de golpes. Teníamos el bonus defensivo, (punto que se consigue por perder de menos de 7 puntos), y ocurrió la desgracia, Ejea llegó a la 22, y tras numerosas fases, posó in extremis en la línea de ensayo, con tiempo cumplido.

Juanlu, capitán ayer, y regresando de una lesión de rodilla, fue el man of the match, gracias a sus placajes contundentes y sus contrarucks.

Resultado final de 3-12. Hay que advertir que las condiciones climáticas estuvieron presentes, y que a un rival más pesado se le placa mejor en un campo embarrado, no obstante, ayer nosotros apenas pudimos jugar a la mano. No nos quitemos mérito, el trabajo sigue existiendo y debe continuar para mejorar. El resultado es mucho mejor que en la ida, y seguimos siendo un gran grupo, que mejora partido a partido.

A pensar ya en el Seminario de Tarazona, equipo muy difícil de jugar, por su gran calidad técnica de los tres cuartos, y su orden en el juego.

palos y barro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *