Crónica del fin de semana

Comenzaba el masculino en el campo central de la Universidad, muy concentrado a pesar de que apenas tuvo tiempo para calentar.

Durante los primeros compases del juego el Íbero tuvo posesión, sin embargo pronto el Uni recuperaba el oval y hacía daño en la touch, pero no en melee. Hasta dos veces entraba en la 22 sin posar el balón, gracias a una buena resistencia final del Íbero. Pese a ello, el Uni conseguía a los 20 minutos, ensayar sin trasnformar. No obstante, tras el saque de centro, los rojiblancos ganaban la posesión, y tras dos fases cortas, Asio rompía a la defensa rival, transmitiendo el balón a Iñigo, que placado a 2 metros de la línea de ensayo, lograba pasar a Garci, para que éste, finalmente apoyara. Barbe, se quedó muy cerca de la transformación. Poco antes del final de la primera parte, Garci pedía el cambio, y no le faltaba razón. Tres costillas con fisura, y dos meses de baja para el centro del Íbero.

El íbero jugaba más ahora, tenía más posesión y entraba en campo contrario, pero en una abierta, un jugador azul cortaba un pase nuestro, con una jugada que acabaría en ensayo, dejando un 12-5 para la segunda parte.

En los restantes 40 minutos, el Íbero no supo aprovechar una superioridad numérica, debido a una expulsión de un jugador del Universtario, al final de la primera parte. No hubo ni posesión ni territorio, y una delantera más pesada, contrastó con una más ligera y cansada por parte nuestra. Dos ensayos tempranos hizo que cayera la moral, y se fueron encadenando hasta el final, con un 33-5 a favor de los locales. Los últimos 10 minutos jugando con 14, por lesión en el hombro de Iñigo Mendizábal, máximo placador de nuestro equipo, además de Pablo Calahorra y Álvaro López muy tocados, eso sí, demostrando coraje y pundonor, demostrando este último porqué es el capitán.

Derrota cara y amarga, a pesar de los halagos de los veteranos del Uni, que desde aquí queremos agradecer.

Las chicas por su parte, también tuvieron un partido para olvidar. Fue la tónica del masculino en la segunda parte. Sin posesión, apenas, y jugando contra un rival más preparado físicamente, sólo se pudieron dedicar a placar. Ahora tienen descanso, que vendrá bien para recuperar jugadoras lesionadas y también bien para la moral del equipo, pues saben jugar mucho mejor de lo que mostraron el otro día, siendo más que probable, que el horario del partido, nada habitual en ellas, les hiciera efecto.

Por último, dar las gracias al Universitario por un amable y generoso tercer tiempo, en su pub, viendo la segunda parte del Escocia Inglaterra, y con disfraces de carnaval.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *