Crónica Gigantes de Navarra – Íbero C.R. (masculino)

En la tarde de ayer, y con un clima impropio de estas fechas del año, se disputaba el último partido antes del parón navideño, parón que vendrá bien para recuperar lesionados de renombre dentro del club.

Se presentaba ayer un equipo sólido en delantera, pero con alguna que otra baja en tres cuartos. David Compadre, dejaba el 15 a Manu para ocupar él, el difícil puesto de apertura, y hay que decir, que estuvo muy correcto con el 10 a la espalda.

Se empezaba bien, en campo contrario y metiendo presión. Sin embargo, golpes de castigo por falta de apoyos, y unos buenos pescadores del Gigantes, hacían que cometeríamos golpes, trasladándose el juego a nuestro campo. Ahí, los de Tudela aprovecharían para marcar el primer ensayo y posterior transformación (7-0).

No obstante el Íbero volvía a la carga y tras muchos golpes de castigo a favor en su 22, se veía la oportunidad clara en uno muy centrado a los palos. Los tres puntos fáciles para los rojiblancos fueron seguidos de una espectacular carrera que protagonizó Manu, al interceptar un balón en nuestra 22. Al estar debajo de palos, se dejaba la transformación fácil, para que Compadre sumase dos puntos más.

El resultado volvía a ponerse de cara para el equipo local con otro ensayo transformado, (14-10), después de que se expulsara temporalmente a Asio, por reiteración de golpes en la 22. Con ese resultado se llegaba al final de la primera parte.

Tras el comienzo de la segunda parte, una jugada que en un principio desequilibró la defensa, seguida de unos off loads muy precisos, hacían que Victor, posara el óvalo en zona de ensayo contraria, retomando para el Íbero, el mando en el marcador.

No obstante, Gigantes volvía a la carga, y conseguía nuevo ensayo, en especial, por los golpes que cometíamos nosotros. Después de ello, una expulsión temporal a Nebot por placaje peligroso al voltear a un jugador contrario, hacía que, a parte de sufrir con un jugador menos, el Gigantes lo aprovechara y consiguiera más puntos. No obstante, el partido no había acabado, y fue Víctor de nuevo el que logró un tercer ensayo para nosotros.  Un ensayo más por los tudelanos, en el minuto 39 de la segunda parte, daba por finiquitada su victoria, pero no nuestro punto bonus ofensivo (por 4 ensayos). Y efectivamente, tras un buen saque de Compadre, profundo, y un avant suyo, una melee bien ganada por nosotros, seguida de unas fases de delantera, minaron la defensa rival, para que Nebot, enmendado su error, consiguiera ese ensayo, que hacía terminar con caras felices, a los jugadores del Íbero, la tarde de ayer.

Resultado final (38-29)

A pesar de no traernos la victoria, sí que se ha recuperado ese espíritu y esa buena sensación de que con trabajo duro, la conseguiremos. No nos marchamos decaídos, a diferencia del anterior partido. Seguimos siendo conscientes de que este año, es de sufrimiento, pero un sufrimiento digno. Como nota para refrendarlo, hay que tener en cuenta, que los cambios ayer, lejos de hacer bajar el nivel del equipo, lo mantuvieron, y se puede decir que incluso dieron ese empujón final en los últimos compases del partido.

Ahora toca descansar, de los golpes y de la tensión, pero seguiremos entrenando en el parque grande, para no bajar la guardia, y controlar los excesos de las fiestas.

ibero en tudela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *