Crónica del fin de semana

Comenzaba el fin de semana con el partido que disputaba nuestro equipo femenino, bajo una niebla otoñal y un frío que llegaba por primera vez a lo largo de la temporada. Las iberas empezaron bien, con posesión y dominio territorial, gracias a un juego ordenado y a unos golpes que no paraban de cometer las sorianas del Ingenieros de Soria. Sin embargo, se perdía el balón a escasos metros de la zona de ensayo rival.

Poco a poco, las castellanas se metían en el partido y conseguían dos ensayos. Así, acababa la primera parte. En la segunda parte, el equipo visitante conseguía un nuevo ensayo, pero pronto, era contestado con una espectacular jugada iniciada por Raquel, y haciendo circular el balón por toda la línea, incluido un redoble, Aurora posaba el balón para conseguir los primeros 5 puntos para las rojiblancas, en la que sería la mejor jugada colectiva del partido. Tras ese, Raquel, conseguía un nuevo ensayo, pegado al banderín izquierdo, sabiendo buscar el espacio en la defensa rival.

En la tercera parte, seria la jugadora que anotaba el segundo ensayo, la que robaría un balón en campo propio, para conseguir con una carrera de más de 60 metros, otra marca, que ponía el partido a punto de conseguir una remontada épica, siendo el marcador el de 17.-19. Lamentablemente, las castellanas, en una jugada ya en la 22 nuestra, anotaron un último ensayo, para dejar el resultado final de 17-24.

Muy orgullosas deben estar las iberas, que jugaron un auténtico partidazo, que se les nota la progresión debido a los entrenos, y que con su juego hicieron disfrutar a los asistentes en la grada en el día de ayer.

El masculino, acudía con muchas bajas, especialmente en la delantera, al partido de ayer. Diez primeros minutos de buen juego, se vieron frenados cuando nos encontramos con las fases estáticas, y a unos Ingenieros de Soria, muy combativos en los puntos de encuentro, sumado a una línea que abría bien el balón.

Al margen del resultado, (6-57) debemos reflexionar en qué hacemos bien, y en qué fallamos. Sabemos que nos gusta jugar con el balón, y que hay plan de juego, pero sin posesión sufrimos, debido a fallos en defensa, tanto en el plano individual, con placajes que no van abajo, como en el plano colectivo, con una recolocación defensiva que, habiendo mejorado los últimos partidos, fue la clave de la debacle de ayer. Hacer autocrítica es bueno, pero siempre pensando en que jugar a rugby es difícil, y no se debe decaer. El trabajo, y el esfuerzo da su fruto, y ayer se tenía la sensación de que no salió nada bien. No es así del todo.

Jugar dos golpes a palos, otorga seriedad. La recolocación ofensiva ha mejorado. El problema es que no disfrutamos de la posesión que nos gustaría. Toca trabajar las fases estáticas, y no desaprovechar las oportunidades que tengamos. La cabeza, siempre alta, y teniendo en mente ya el siguiente partido.

Por lo demás, felicitar a Ingenieros de Soria, un equipo con un gran físico, y una potente delantera que parece, va a dejar de ser equipo de tabla para abajo, para ser de tabla para arriba.

touch vs soria

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *