Crónica Quebrantahuesos R.C. – Íbero C.R. (masculino)

Día soleado y fantástico para jugar en Binéfar, nueva casa de el Quebrantahuesos, en un campo con una hierba crecida y esplendida, nada que ver con nuestro velódromo de Pinares de Venecia.

Comenzaba el partido con nuestro saque inicial, y tras unas fases conseguíamos la posesión. La melee empezaba sólida y los rucks muy bien asegurados, para que se pudiera jugar con nuestra delantera en corto. De esa forma conseguíamos avanzar muchos metros, y aunque la posesión se intercambiaba, el dominio territorial era nuestro. Cuando pateaban, se encontraban a un muy buen receptor como es David Compadre, en nuestra zaga, ayudado por Lou y Borja en la tarde de ayer.

Sin embargo ya habían avisado con alguna internada, abriendo el balón que llegaba hasta el final de su línea de tres cuartos. Y en una ocasión, por fallos de placaje individual en nuestra línea, y una lenta subida defensiva (cosa que últimamente se estaba mejorando), los locales conseguían su primer ensayo.

Rondaría el minuto 20 o 25. Eran los mejores minutos que el íbero había jugado en lo que llevamos de liga. Y se salía con ímpetu para ver que no era un espejismo. Así, se volvía a tener dominio territorial y posesión del balón, Asio conseguía romper muchas veces la línea defensiva, y eso sumado a sus numerosos golpes, hacía que avanzáramos metros. No con buen juego, sino más bien por coraje, todo hay que decirlo. Y tras golpes y fases cortas, Juanlu, posaba el balón en la zona de ensayo contrario. Se empataba así el partido.

Antes de llegar al descanso, dos jarros de agua fría, un ensayo posado por el adversario, y la lesión de Juanlu, en la rodilla, pero que marcaban un esperanzador 10-5.

La segunda parte sin embargo, empezaba mal, con un ensayo en nuestra contra. Y a partir de ahí, lesiones y cambios, con gente menos experimentada en general (pero que consté, que mereciendo entrar en el campo, por su dedicación en los entrenos, y con la necesidad de adquirir esa experiencia para lograr un equipo que el año que viene se debe mostrar ya, con conocimientos básicos de rugby afianzados), hacían una debacle en la defensa rojiblanca, que encajaba después del ya nombrado ensayo, otros 5 más, y por contra, sólo dos ocasiones de ensayo nuestras, que morían en su 22.

50-5 es un resultado que no gusta, pero pese a que algunos piensen que podemos pecar de conformistas (que no lo somos), seguimos pensando que vamos por el buen camino, que estamos forjando una buena base, y que el rugby, es un juego complicado que requiere tiempo y formación grupal, cosa que no sólo se realiza dentro del campo, sino también fuera de él, y que eso, es otra de las cosas que en el Íbero, estamos haciendo muy bien.

Por lo demás, dar unas enormes gracias al Quebrantahuesos, por el buen trato recibido, un amable y divertido tercer tiempo, y una admiración por ellos, pues son un club ejemplo de crecimiento rápido, debido al hacer las cosas bien, no sólo en el plano deportivo, sino también en el plano social.

One thought on “Crónica Quebrantahuesos R.C. – Íbero C.R. (masculino)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *